Articulos
Técnicas: la iluminación de acento (Parte III) Apéndice
En la nota anterior (Parte II) habíamos visto en teoría como iluminar un cuadro teniendo en cuenta la fuente del luz, su ubicación con respecto al objeto, el nivel de iluminación y los diversos factores de acento. Veamos ahora, a través de una serie de imágenes, como quedaría nuestro trabajo experimentando con distintos factores de acento sobre un caso real.

Los elementos para este trabajo práctico fueron: Un cuadro de 450 x 350 mm realizado con pinturas sintéticas sobre cuero y una lámpara incandescente halógena de 50W/12V/24º AR111 montada con un ángulo de aproximadamente 35º con respecto a la pared.

A los efectos de esta experiencia, se ha mantenido constante el nivel de iluminación sobre el cuadro, variando la iluminancia de la pared para lograr los diversos factores de acento.

Figura 1
Figura 2


En la figura 1 se ha logrado un factor de acento de 10 : 1, mientras que en la figura 2, el acento fue de 15 : 1. Se deberá tener en cuenta que la aparente mayor iluminancia sobre el cuadro en la figura 2 se debe a que el fotómetro de la cámara no puede hacer una discriminación precisa entre dos luminancias tan dispares (pared - cuadro); recordemos que el nivel de iluminación sobre el cuadro ha sido constante en todo momento.

Figura 3 Figura 4


En la figura 3, el factor de acento llega a 30 : 1, mientras que en la figura 4 supera el 60 : 1.

Mediante este ejemplo podemos acordar fácilmente que el caso de la figura 1 es el ideal, ya que el factor de acento logra su cometido sin distorsionar demasiado el entorno. Los casos 3 y 4 en cambio, producen un efecto excesivamente dramático, y que además, para lograrlo habría que dejar la habitación totalmente a oscuras. Nótese también, que se ha tratado que el haz de luz no supere al menos una de las dimensiones del cuadro, en este caso su ancho. Tratándose de un cuadro apaisado, al tratar de inscribir la elipse de luz en el ancho de la obra, será inevitable que esta supere su altura. En los formatos verticales es mucho más probable lograr que el óvalo se mantenga totalmente inscripto en el marco.

Figura 5

En la figura 5 puede observarse lo acotado en la parte II de la nota en lo que se refiere a la iluminación de acento realizado con lámparas dicroicas. El halo secundario de la fuente ilumina una zona muy extensa fuera del cuadro, lo cual produce una luminancia sobre la pared bastante cercana a la de la parte inferior de la pintura, la que ex profeso se ha elegido de color blanco y sin marco. Este efecto provoca una distracción en la apreciación de la obra, haciendo que la vista se desplace del centro de interés.

También habíamos visto que era de suma importancia la ubicación de la fuente de luz con respecto a la obra para evitar los reflejos, especialmente cuando se trate de objetos brillantes o protegidos con vidrios. Dijimos que un ángulo de aproximadamente 30º con respecto la pared daría resultados satisfactorios. (Figuras 6 y 7)

Figuras 6 y 7

No obstante, cabe hacer una salvedad para el caso de la iluminación de pinturas; esta se refiere a las ejecutadas al óleo y en especial a las realizadas con espátula. Esta técnica se basa en la aplicación de pintura consistente sobre la tela, produciendo un sin número de relieves de las más diversas formas y orientaciones. Estos relieves, sumados al ya conocido brillo de estas pinturas, producirán pequeñísimas superficies reflectoras especulares con las más caprichosas orientaciones, las que provocarán la reflexión de la fuente de luz en las infinitas direcciones del espacio, haciendo inevitable que la pintura "brille" desde cualquier ángulo que se la mire y provocando en oportunidades el "velado" de algún sector de la obra. (Figura 8) - (ver "luminancia de velo" en el artículo titulado "Iluminación adecuada vs. Iluminación inadecuada" - En Notas Técnicas).

Figura 8


Un posible paliativo para estos casos es el de no utilizar iluminación demasiado puntual sino más bien difusa, como por ejemplo una lámpara AR111, 70 0 48 pero con un vidrio esmerilado delante de ella o un pequeño spot construido en vidrio opalino conteniendo una lámpara tipo Bi-pin satinada; esto hará que la luz llegue a la pintura de forma difusa, minimizando los brillos. Naturalmente, en estos casos será mucho más difícil lograr factores de destaque muy definidos.
Volver a artículos...